Bienvenida a mi VIDA CHILLIN

Soy Yas Prado, Coach de Vida Holística de Radiant Coaches Academy; avalada por la ICF. Escritora por pasión, Marketing de profesión y consejera por naturaleza.

 

“Ayudo a mujeres profesionales y emprendedoras que están luchando con el estrés, la rutina y las etiquetas sociales al ofrecerle Coaching de Felicidad porque aprendí a tener UNA VIDA CHILLIN.”

¿Por qué coaching y para mujeres?

Porque la vida tiene muchas presiones; el costo de la vida sube cada día más, el tráfico es más lento y el reloj parece tener menos minutos cada día, la libertad parece tener más etiquetas en redes sociales que outlet en descuento. Soy mujer y pasé (¡creo !) por todas las situaciones de etiquetas laborales, sociales, personales, de pareja hasta que decidí ser yo.

Una vida chillin  es un proyecto que a través de la radio, de charlas a empresas y coaching tiene la finalidad de recordarte que todo lo que vivimos es parte de nuestra historia, que la ansiedad, tristeza y cualquier sentimiento poco agradable nos ayuda a ser más felices.

Está permitido enojarse pero es obligación regresar al centro de paz, felicidad y trabajar por los sueños.

Esta es mi historia y la comparto contigo…

Un poco más de mi…

Soy loca para mis conocidos, amargada para mis parientes, amorosa para mi familia y leal para mis amigos; pero para el espejo soy mucho más que eso.

Soy la niña que aún cree en Santa Claus, que sueña tener una varita mágica para que todos tengan comida y hogar; Obsesiva por el orden, los viajes y ser feliz.

Soy arriesgada, impredecible, hablo mucho… en especial con mis ángeles, me emociono con nada y he cambiado mucho desde los 5 años a hoy, estoy en constante evolución.

Si me conociste antes…no soy ni el rastro porque tu partida me ayudó a crecer, si piensas sin conocerme que soy de “tal forma” te equivocas porque aún no llegas a compartir tu luz.

Soy más que un nombre, una nacionalidad y mucho más que mis títulos universitarios; no te diré cuántos honores, reconocimientos ni libros he publicado (cero marketing) porque lo que quiero es vivir el HOY y para colmo tengo mala memoria.

Soy la misma de siempre aunque suene contradictorio, la que sonríe y lucha por sus sueños aunque los mismos cambien, feliz sin importar la economía,  inmadurez, el amor o desamor, con keratina o sin tacones.

Una de mis tantas historias….

Después de 2 libros y miles de historias, había dejado atrás muchas cosas y había encontrado el amor fuera de mi corazón de 2 maneras distintas; una mi esposo y la otra mi hijo.

Ya había aprendido muchas cosas menos una y quizás la más importante, ACEPTARME físicamente, pues emocionalmente creo que ya tenía maestría.

Soñaba con tener mi cabello natural y para algunos era una cosa tan sencilla pero para mi era todo un tema cultural, social e incluso de estatus, pues podría reflejar una mala economía por no ir al salón de belleza semanalmente.

Tenía miles de excusas desde que no tenía la personalidad para lucirlo, hasta creer que mi jefe o mis clientes me rechazarían pues me habían educado que ese tipo de pelo (pues decir “afro” era de poca categoría) no era profesional o elegante. Lo peor del caso es que ni sabía como era, pues lo alisaba desde los 8 años (en otras palabras en contra de mi voluntad).

En nuestro viaje anual a Ciudad de México, mi esposo ya sabía mis intensiones y muy sutil me

México 2015. Viaje en donde tomo la decisión

animaba diciendo:

“Mira ese anuncio que linda la chica con el cabello rizado, mira esa chica de allá caminado. ¿Cuál es tu miedo? Si es lo que tu quieres no debe importarte ni siquiera lo que yo opine”

Para hacer el cuento corto y después de su apoyo decidí hacer lo que siempre soñé, me corté el cabello y despedí a los químicos de mi cabello, de ese día a hoy ya han pasado 2 años y fue la caja de pandora.

Decidí que mi exterior sería el reflejo de mi interior de mi evolución; tire los tacones por la ventana, los rizos empezaron a crecer.

Y allí nace Una vida chillin, una vida en paz dentro del caos, una vida imperfecta pero soñada.

 

Artículo relacionado: Así llegué a los 38 años!