Carta a mi amiga

Carta a una de mis mejores amiga que vive en el extranjero y que no puede estar en el nacimiento de su hija.

Querida amiga:

A partir de hoy nos alejamos, no te sientas mal porque no me escribes ni siquiera para enviarme esa foto tan soñada de mi nueva sobrina… ayer tu mundo cambió, estarás sumergida en un amor tan mágico que no existirá ni tiempo ni espacio cuando estés con ella…

En algunos momentos querrás gritar y regresar a cuando bailábamos en aquellas discotecas, pero el corazón te mirara y volverás a derretirte…. sí el corazón te mira, porque en el parto (cesárea o lo que sea) no salió un bebe, salió tu corazón y alma; y ahora sí tendrá vida propia, gustos distintos a los tuyos y en un abrir y cerrar de ojos hasta tomará sus propias decisiones, pero jamás dejará de ser tu corazón.

Yo siempre estaré aquí, sin enojos ni reproches lista para aconsejarte – que no hay mejor consejo el cual sale de tu instinto de madre, de la intuición que es la voz de los ángeles, de la experiencia que te regalo la vida, pero sobretodo de ese amor que hoy empieza a crecer hacia tu hija que serás como leona protectora (de eso no tengo duda)-

No necesito que me escribas o llames para saber que nos amamos, somos amigas y hermanas por siempre pero ahora tienes la vida que escogiste y soñaste. Eres afortunada, vívela, disfrútala y olvida al resto…. ya después tendremos tiempo para las margaritas cuando nuestros hijos vayan a recorrer el mundo…. Aunque también está bien la salida con amigas mientras crecen…. solo te pido que no dejes que nadie te diga cómo ser mamá y como ser mujer o esposa, serás la mejor porque ya eres la mejor porque eres TU. Olvida lo que dice la sociedad, la televisión, las Kardashiam o incluso lo que diga yo.

Quizás esto lo leas meses después de cuando lo escribí, o quizás lo leas de inmediato y una lagrima roce tu mejilla como pasa conmigo mientras escribo esta línea, esa será nuestra conexión eterna.

Le debo a la Virgen una promesa y la cumpliré, pues fue el embarazo que más recé, estuve a la distancia y anhelé porque escuchaba esa petición de tu corazón, así como la Virgen de Guadalupe y Dios escucharon.

Estoy feliz porque a la distancia siento tu felicidad y la luz de mi pequeña sobrina que hoy llegó para ser la alegría tuya y de tu esposo, hoy inicia un nuevo camino más fuertes que nunca, bendecidos y realmente afortunados (lejos de los hastag de redes sociales).

Los amo y siempre estaré para ustedes.

 

Consejos para visitar, hablar o acercarte a tu amiga, prima, hermana después del parto… Aunque te haya dicho que quería la mega party en la habitación del hospital proque estaría feliz.

Después del parto todo puede cambiar, desde hormonas o complicaciones durante el parto; y a pesar que te sientes cercano no es el momento de demostrarlo.

A continuación mis sugerencias:

  1. Llama o chatea al esposo, mamá, hermana cercana o cualquier persona que sabes estará con ella, si no sabes quién estará a su lado en ese momento puede ser un indicativo que no son “tan cercanos” no te comuniques con la embarazada aunque acabe de subir un selfie hace 2 minutos en redes sociales porque así como tu le estarán escribiendo 100 personas más y la vas a abrumar.
  2. Antes de visitarla, pregunta si puedes ir no seas imprudente, por favor no la visites 3 horas despues del parto o cesarea asi sea que te quedes afuera, ella necesita descansar (aunque no esté cansada) porque lo que viene es GRANDES LIGAS.
  3. No compartas fotos del bebé y menos en redes sociales sin la previa autorización de los padres, y si te dan la autorización preferiblemente no lo hagas al instante.
  4. No llegues a “aconsejar” o “criticar” el aspecto de la nueva mamá; incluso si te dice que se ve terrible, dile que es una gerrera y ofreceté a ayudarla pero jamás darle la razón que se ve fea… ¡acaba de traer un ser humano al mundo no acaba de salir del salón de belleza!
  5. Tampoco “aconsejar” o “criticar” acerca de la nueva criatura a menos que te pidan ayuda, si ves algo fuera de lo normal, al salir dile a la enfermera pues ellas tienen la experiencia y quizás tu estés exagerando.
  6. El bebé no es un juguete, por favor no tiene que pasar por todos los brazos y tampoco estés besando, los adultos tenemos demasiadosssssssssssssss germenes que para un recién nacido puede incluso costarle la vida.
  7. Ir al hospital no te hace el mejor apoyo y tío del mundo si no vas a estar más nunca en su vida.

Respeta siempre la voluntad de la nueva madre y nunca tomes nada personal a veces las hormonas nos hacen actuar de manera distinta.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *