La primera vez

Esa primera vez, ese salto al vacío que sientes mariposas en el estomago con una mezcla de adrenalina y miedo; con esa valentía reflejada en una sonrisa tímida;  solo pensando de que acabe rápido y bien para pasar el susto

Recientemente llegaba algo atareada a la emisora, en eso estaban todos los Dj’s en cabina; estaban hablando de la primera vez;  me preguntan ¿Tu primera vez fue buena? –Respondo sin pensar: “Las primeras veces siempre son buenas”.

En eso Foncho (jefe de operaciones de la emisora) me dice: “Me gusta tu actitud” allí es donde empiezo a darle vueltas al tema y decido escribir de esa primera vez.

¿Cuántas veces no hemos tenido esa primera vez? La primera vez que conducimos un auto, la primera vez que tuvimos sexo, o hicimos el amor, la primera vez que abordamos un avión, o que nos independizamos.

Muchas veces solo vemos lo “malo” de esa primera vez porque nuestras expectativas son irreales algunas veces producidas por los medios de comunicación o por nuestra imaginación, sin embargo, toda primera vez es BUENA, aunque tengas contratiempos. Siempre y cuando tú hayas querido que fuera la primera vez.

Esa sensación “de yo puedo” aunque las cosas salgan mal te sientes feliz; recuerdo la primera vez que cociné arroz quedó todo quemado; fue muy chistoso porque a pesar de que mi mamá al llegar de su trabajo me pegó por haber quemado la olla, yo me comí feliz mi arroz con olor a chamuscado y estaba orgullosa de mi primer logro culinario.

Si te enfocas en las expectativas no vas a disfrutar la primera vez, analiza la primera vez que tuviste sexo, muchas veces lo recuerdan como algo desagradable cuando el problema no estuvo en esa primera vez; el problema fue que creíste que ibas hacer el amor como en las películas, pero resulta que la vida verdadera no es así o al menos las películas omiten los detalles aburridos o complicados, además como quieres escena de película si es la primera vez.

La próxima vez que recuerdes tu primera vez sea cual sea, recuerda que sentías, esa emoción de que te atreviste, dices el primer paso al cual tenías miedo, recuerda como la adrenalina corría por tus venas… Entonces la próxima vez que te pregunten ¿Cómo fue tu primera vez? Que la respuesta venga acompañada de una gran sonrisa.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *