No te hagas expectativas!

 

Es muy fácil hacernos expectativas de las cosas, ya sea porque alguien nos dijo o porque simplemente así lo creemos.

Idealizamos personas, lugares, situaciones sin darnos la oportunidad de dejarnos llevar y conocer la que quizás sea la mejor experiencia de nuestras vidas.

Esto justo me pasó cuando conocí Portugal, yo soñaba viajar a Europa pero para conocer España (que es bello no lo niego); y justo mi primer viaje a Europa tengo la oportunidad de ir a Portugal y a España; así que mi emoción definitivamente no estaba por Portugal.

Llegue a Lisboa sin expectativas (por suerte) sin esperar nada ni bueno ni malo, no me había revisado Google, ni leído ninguna reseña de que podría hacer en los escasos 4 días que allí estaría; sin embargo desde el primer momento me deje envolver por su gente, sus calles y su delicioso oporto blanco que es una obsesión para mi y difícil de encontrar en américa.

Descubrí callejones de misteriosa pero divertida vida nocturna; de bares con libros que antes eran casas de citas; artesanía y moda en un mismo detalle en aquel fabuloso bolso de Corcho que compre.

Lisboa de no estar en mi lista de países por visitar pasó a estar en la lista de países por volver. Y es que si no esperas o te haces ilusiones comerciales de un lugar e incluso de una persona puedes descubrir más allá de los libros e incluso tener la oportunidad de descubrirte.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *