¿Qué hice con el resto de mi ropa?

Pensé que me quedaría sin tener que contarles de mi Proyecto 333 pero me encanta ver como van surgiendo las preguntas. La de hoy es ¿Qué hice el resto de mi ropa? La respuesta es fácil está guardada.

Aunque a decir verdad está separada de mis 33 piezas por un vestido que solo me puse una vez y del cual no estoy enamorada así que lo más seguro no confunda el límite, pues solo me lo puse para una fiesta en octubre del año pasado.

Incluso estoy viendo ropa que es hora de despedirme, por ejemplo, de esos jeans blancos (difícil de conseguir) que consideraba perfectos y que compré hace un año en Puerto Rico pero que ya no me quedan… ya vendrán más viajes, otros jeans y bajaré de peso.

Tengo en mi closet mi vestido blanco de encajes de mi boda civil, ¿qué hago con eso? Si ni siquiera tengo hijas, recientemente conocí a una chica super talentosa que transforma ropa y creo que ese es el mejor camino para conservar algo que tiene recuerdos tan importantes.

Espero al final de los 3 meses sacar una que otra ropa que realmente no use y que ni siquiera usaré si tuviera la oportunidad, me quiero liberar de apegos y excusas con la ropa. Pero en mi caso quiero controlar esa FALSA NECESIDAD de estar comprando ropa porque siempre necesito algo (que si para las fotos, un evento especial, un cumpleaños …. Tu dime la ocasión y yo compro) y evitar esa rotación tan alta que hay en mi closet. Pues tengo doble moral…. Pues tengo poca ropa para no “dañar” más el planeta ni la humanidad que es maltratada al confeccionarla, pero la primera oportunidad que tengo compro algo para cambiar de mi closet, por lo tanto, no es muy real mi conciencia ecológica.

Al final si tengo que comprar algo sea que realmente lo necesite, use y sea de calidad… evitar mi constante necesidad de comprar para tener el closet equilibrado y perfecto. Incluso mi pasión por las zapatillas estoy evaluando que no necesito tantas si de las blancas no salgo y de vez en cuando las doradas hasta que me obligo a usar las plateadas y rosadas porque soy un tanto consciente que no las uso. Debo aceptar que por más que esas alpargatas sean hermosas y de diseñador, no las uso (me las puse recién porque estaba por empezar el proyecto y necesitaba engañarme) es momento de decirles bye bye o ponerlas en primer plano.

¿Qué haré con la ropa al final del proyecto? A 3 días del proyecto, espero quedarme con la que me gusta y queda bien; con las que tengo apego emocional transformarlas gracias a Pilares Atelier (búscalos en Instagram); con la que no me queda y sigo con apego emocional regalársela a mis mejores amigas, el resto donarla a gente que realmente lo necesite (no deshacerme de la ropa porque sí pues estaría solo moviendo y creando deshechos).

A 3 días aún no es difícil el reto, y quisiera sacar varias piezas y ya regalarlas, pero quiero ser más asertiva y no emocional con este tema así que esperare estos 3 meses.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *