Un hostal en México

Cuando inicié a dedicarme al 100% como blogger uno de los mayores retos que afrontas es el tema del patrocinio pues ofreces tu alcance para compartir experiencia lo cual se vuelve muy delicado pues “hablar maravillas” de un producto que ni siquiera consumes es muy delicado.

Por lo tanto, trataré de ser lo más objetiva y sencilla en contarte mi historia en Capsule Hostel  la cual por momentos estuvo a punto de dejar de ser chillin como lo son cada uno de mis clientes y/o patrocinadores.

 Cada año viajo a México por múltiples razones amorosas que me atan como cual hilo rojo a maravillosas tierras aztecas en especial un pacto (por llamarlo de alguna manera) que tengo con la Virgen de Guadalupe para ir a dar gracias por el año.

En esta ocasión Capsule Hostel amablemente decidió convertirse en una de mis marcas chillin, lo cual agradezco de antemano. Ya el año pasado me había quedado con mi mejor amiga en una habitación privada la cual la experiencia había sido muy buena por lo tanto estaba ansiosa para repetir este año.

Cuando no sabes de hostales (leer también Hostal un lugar para dar y recibir hospitalidad)

La primera lección y fallo de mi parte al realizar la “negociación” fue decir que quería una habitación compartida, pues yo intentaba decir que quería compartir una habitación con mi esposo sin embargo la persona al otro lado y experta en el tema sabía que una habitación compartida es aquella con literas. Así que al llegar esto por 5 segundos no fue de mi agrado, pero tanto mi esposo como yo tenemos cierta filosofía del bambú que somos maleables a cualquier situación (en otras palabras no adaptamos).

Por lo tanto era una nueva y divertida experiencia en las capsulas de este hostal que a simple vista se ven muy chéveres y privadas y no como otros hostales que son camas camarotes.

Lo bueno

Debo confesar que a pesar que cada uno dormía en su litera la ame por completo, pues es una especie de capsula, muy al estilo asiático lo cual te da algo de privacidad dentro de lo “compartido” tenía mi propia luz y enchufe para cargar mi celular, una cortina para que nadie viera si duermo sin sabana o con pose cual exorcista, esto me pareció genial.

Debo confesar que a pesar que no estaba tan impecable como el año pasado, tampoco estaba mal hay que comprender que el tiempo no perdona y menos un lugar con tanto tráfico, sin embargo, los baños aún seguían tan blancos y limpios.

Lo poco agradable

Es que por alguna razón los baños tenían algún desperfecto con el agua caliente pues en ciertos baños al abrir la ducha sentías “TOQUES” sí toques eléctricos, lo que me deja tranquila es escuchar al encargado hablar con una persona que viniera a arreglarlo.

El momento no tan chillin pero que se ganaron mi simpatía

Por alguna mala pasada de la tecnología, yo escribí que saldría del hostal el domingo, pero la persona al responder mi correo por algún error de dedo o sin darme explicación puso mi reserva hasta el sábado.

Para nuestra sorpresa al llegar el sábado después de pasear y caminar muchísimo, encuentro todas nuestras pertenencias fuera del locker y en bolsas plásticas; aquí los ánimos subieron de temperatura entre mi esposo, el administrador de turno y mi enojo por la falta de respeto y el agua fría en la ducha; todo parecía ir rumbo al caos y dejar de escribir este post.

 Hasta que Javier, así se llamaba el administrador no sé si de turno o general y muy atinado se dispuso a investigar lo sucedido. Entre su estrés pues el lugar estaba lleno, su amabilidad por investigar lo sucedido y que todo estuviera bien, acepto el error de parte de ellos y nos asignó otra litera para esa noche.

Quizás pienses que esto es algo negativo y desagradable pero realmente fue todo lo contrario, fue como la imprudencia de un colaborador no empaño el juicio de Javier, como con unas disculpas de corazón y una sonrisa también nosotros reconocimos enojarnos precipitadamente sin conversar y aclarar la situación.

¿Por qué lo sigo recomendando?

  1. Porque resolvieron y reconocieron su error
  2. Porque la amabilidad reino en todo momento
  3. Porque está cerca de Paseo de la reforma y todo por el área  es caro o es viejo
  4. Porque la capsula te da privacidad y no como otros en camas camarotes
  5. Porque me enamore de sus almohadas de personajes mexicanos
  6. Porque esta cómodo para dormir
  7. Te dan café y/o te con tostadas en la mañana
  8. Los baños tienen buen espacio
  9. Las camas huelen a limpio
  10. Porque el baño estaba limpio

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *