Un mes después

La verdad no puedo creer que ya haya pasado un mes desde que decidí iniciar este proyecto, aún no me lo creo.

Debo confesar que pase el mes con 31 piezas de ropa, pues aún no me pongo el vestidito negro y la camiseta que compre en el viaje recién me la puse ayer.

“Aún no puedo creer que ha pasado un mes”

Entre las cosas que puedo contar que me sorprende es que aún no estoy aburrida de la ropa; los primeros 10 días tenía mucha ansiedad en ver como combinaba cada pieza, ya hoy ni recuerdo que me puse ayer. Lo mejor de todo fue hacer la maleta para mi viaje, por primera vez no tuve que pasar días pensando si las piezas que llevaba combinaban entre sí o pensar en los imprevistos.

Me fuí 5 días de viaje y empaque 5 blusas y/o camisas, los short y un jeans. Me fui con un leggins negro y la blusa negra y no tuve mayor problema, como sabía que íbamos con el niño no tenía que empacar nada para la noche (eso fue una gran ventaja) porque el regresaría cansadito.

Ya ni miro y extraño el resto de la ropa, he regalado piezas que acepte que era momento de ir.  Mi vestido de boda civil está en un atelier para ser transformado en una pieza que usaré, estoy pensando en corbatines, o quizás una pulsera de encaje, algo que pueda usar más seguido y guardar el recuerdo.

No he sentido necesidad de comprar nada, aunque en el viaje evite la tentación de entrar a mi tienda favorita y al entrar en una nueva me puse enfrente del vestido super lindo y original con Mickey en el pecho y me dije:

 

Yas realmente lo necesitas? ya tienes una camiseta de Mickey … realmente necesitas otra?

Y fue así como supere mi ansiedad por comprar, aunque el mundo seguía tentándome recibiendo lindos y atinados regalos, una de mis hermanas me regalo una blusa negra hermosaaaaaaaaaaaaaaa sin embargo la tengo guardada. Sí compre 3 pares de aretes durante el viaje que me parecieron diferente para complementar mi look.

Jugué un poco con mi psicología de fashionista con aretes, zapatos y collares sin embargo esa ansiedad de la primera semana ha quedado atrás e incluso tengo nuevas combinaciones que quiero hacer con esas piezas pero no he tenido la ocasión.

Pensé en terminar hoy pues ya había pasado un mes sin darme cuenta, pero creo que esto ahora se pone bueno pues a medida que pasa el tiempo mi diablito vestido de Prada puede decirme al oído  ¡YA BASTA! entonces vamos por un mes más.

No he muerto en el intento sino todo lo contrario, tengo un par de neuronas más que no se han quemado pensando 15 minutos en la mañana el famosos “¿Qué me pongo?”.

Estoy pensando en sacar más piezas de mi closet pero no quiero que la euforia se apodere de mi jejejeje.

Vamos por un mes más aportando al planeta un granito de arena.

Un comentario

  1. Excelente leer esta nota Yas, y entender que en realidad no necesitamos todo lo que tenemos en el closet. Yo soy una que dice que no tiene que ponerse, pero de verdad hay que hacer limpieza y entender que podemos vivir con solo lo necesario. #mentalidadminimalista .

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *